miércoles, 2 de noviembre de 2016

MI LECTURA COMPARTIDA

Una gran tormenta se desencadenó a medianoche: rayos, truenos, relámpagos... Nicomedes se removía en el lecho, en su vivienda aneja a la vieja escuela, y Jacobo dormía a su lado en un sillón de mimbre. Espesas cortinas de lluvia caían sobre el pueblo. Los truenos parecían rodar montañas abajo y los relámpagos daban un aspecto fantasmagórico a las ruinas del castillo.

Resultado de imagen de el maestro y el robot

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada